Nora regresa

Nora López, ya sabéis, fue hace años alcaldesa de un pueblecito de trece mil habitantes.

Contó su historia en Todo en orden y me encargó a mí que la moviera.

Su historia. A ver, no exageremos: siete días de su historia. Pero vaya siete días.

Nora estaba entonces en una situación difícil. Muchos líos de todo tipo.

Y, lo más importante: quería ser reelegida costara lo que costara. A cualquier precio.

Ahora no se dedica a la política. En realidad no sé a lo que dedica. Hacía tiempo que no sabía nada de ella. Pero el otro día me mandó un wasap.

Que si nos vemos, decía.

Y yo: pues bueno, pues vale, pues sí.

Hemos quedado.

Me ha adelantado que quiere que hablemos de las municipales, que están ahí a la vuelta de la esquina.

Y yo he pensado que si a Nora se le ha despertado la vena política, esto se puede animar.

Así que me he dicho: Juan, activa tu blog.

Y lo he activado.

Por cierto, la historia de Nora se puede leer aquí y cuesta, más o menos, lo que tomarse un vermú. También se puede comprar, en papel o en digital, en la editorial Adarve