Así no se ahorra, señor ministro

Yo, ya sabrán ustedes perdonarme, soy muy de lectura digital. Entiendo a los bibliófilos y culturetas, porque yo también lo fui en mi lejana juventud, y aún soy capaz de extasiarme ante la belleza de un libro de papel bien editado, pero, para lo que podríamos llamar el día a día, para la lectura obligada … Sigue leyendo Así no se ahorra, señor ministro