Lobistas para los nuevos tiempos

Soy un pésimo profeta. Jamás se me ha dado bien adivinar el futuro, ni siquiera esbozarlo, y por eso no me gusta el afán generalizado de especular sobre el porvenir. No son los demás los que se equivocan: soy yo el incapaz de acertar. Y eso me ha pasado siempre, incluso en tiempos normales -si … Sigue leyendo Lobistas para los nuevos tiempos